TRISOMÍA PARCIAL E INTERSTICIAL DEL BRAZO CORTO DEL CROMOSOMA 3.
46,XY, dup(3p)(p13p21.3)

INTRODUCCIÓN: En Medicina, como en otras ciencias de la vida, muchas veces la causa real de las cosas subyace bajo una imagen que nos confunde. Por ello, la duda ha de plantearse siempre como inicio de la búsqueda de la verdad. Esto viene a colación por los dos pacientes que presentamos, hermanos del mismo sexo, ambos con fisura labial de conformación similar pero con distinta evolución neurológica: uno totalmente normal y con cariotipo sin patología al igual que el de sus padres, y el otro con encefalopatía convulsivante y una duplicación de parte del brazo corto del cromosoma 3. Ello nos ha de hacer ser muy precavidos en los pronósticos evolutivos de los pacientes porque lo raro, lo infrecuente, lo insospechado, puede darse en cualquier afección.

HISTORIA CLÍNICA: De unos padres jóvenes (ella 21 y él 22 años), sanos, no consanguíneos y sin antecedentes familiares malformativos, nació su primer hijo (Gen 1048) tras una gestación en la que se registró "amenaza de aborto" en el segundo trimestre para la que se indicó solamente reposo durante unos días. El parto fue a término en otro hospital, con bajo peso (2.400gr), sin información del resto de la somatometría y demás parámetros neonatales aunque indicando la familia que todo había ido normal, salvo en lo que se refiere a que nació con fisura labio alveolo palatina unilateral izquierda. Dada la ausencia de otras malformaciones y de patología familiar relacionable, se indicó un riesgo de recurrencia de 4%, según las tablas de Tolarová.

 

A los dos meses manifestó tres crisis de hipotonía generalizada acompañadas de palidez. por lo que se le realizó estudio de glucemia, EEG, ecografía transfontanelar, aminoácidos, oftalmoscopia... siendo normales sus resultados. A los 6 meses de vida y tras un diagnóstico de meningitis (no hay datos objetivos sobre tal hecho), los padres notaron el retraso en el desarrollo sicomotor y la reaparición de las crisis cerebrales, de difícil control farmacológico que persisten ocasionalmente hasta los 18 años, edad que tiene actualmente. Ahora muestra una severa encefalopatía (anda pero no habla, no es autónomo en los aspectos elementales de la nutrición e higiene), y como rasgos dismórficos, hipertelorismo ocular (distancia interpupilar 65mm), microcefalia: 51.5cm (<Pc3), estrabismo divergente, atrofia del nervio óptico derecho, estenosis pulmonar leve y la cicatriz de la corrección de la fisura labial y alveolar. El resto del fenotipo es normal, siendo llamativa la longitud de las palmas de la mano. Asociadamente muestra las consecuencias en el ojo izquierdo de una autolesión por fenómeno dígito-ocular reiterado en forma de leucoma corneal, y reflujo gastro-esofágico. Los estudios de bioquímica sérica (glucemia, Ca,P, CPK, Na,K, uricemia, TGO, TGP, colesterol...) son normales.

El estudio de imagen cerebral (RM) informó de atrofia cerebral preferentemente olivo-ponto-cerebelosa: reducción de volumen en región bulbar y medular alta, aumento de tamaño de las cisternas prepontinas en relación con la atrofia cerebelosa y con la disminución del calibre bulbar, atrofia cerebelosa severa y de ambos hemisferios con marcada visualización de los surcos, no visualizándose los pedúnculos inferiores ni medios. Aumento del volumen del 4º ventrículo y de los ventrículos laterales (Dr.Alonso).

 

El EEG evidenció una clara desincronización de la actividad basal sin objetivarse grafoelementos epileptiformes (Dr.Villanueva).

Dos años después del nacimiento del anterior la pareja tuvo otro hijo (Gen 1841), también con fisura aunque bilateral e hipertelorismo ocular, pero con un desarrollo neurológico y mental totalmente normal (actualmente tiene 15 años). Con el nacimiento del segundo hijo afectado, el riesgo de recurrencia para un tercero se elevó al 14%.

A la vista de la evolución neurológica diferente entre los hermanos, y ante la duda planteada de la causa de la encefalopatía del primero, se realizó cariotipo con tinción de bandas G y alta resolución (cultivo con metrotrexato y timidina) a ambos hermanos hallando en el primero una duplicación de los brazos cortos del cromosoma 3 que abarca desde p13 hasta p21.3, mientras que el del segundo es normal: 46,XY.

El estudio citogenéticode los padres fue normal en ambos: 46,XX ella y 46,XY él. Con ello se demostró que la aparición de la anomalía estructural en su primer hijo había sido un accidente y no la consecuencia de un desajuste meiótico de una anomalía balanceada en un progenitor.